El alivio de los síntomas asociados …

El alivio de los síntomas asociados ...

Por Mark Gostine, MD y Larry trinquete, MD

Las enfermedades que causan polineuropatía (PN) son múltiples y complejos. PN puede resultar de insultos metabólicas y sistémicas como la diabetes, insuficiencia hepática y renal, deficiencia de vitamina B12, del colágeno vascular y trastornos del sistema inmune, como el síndrome de Guillain-Barre, el hipotiroidismo, la mala absorción de la enfermedad celíaca, los efectos remotos del carcinoma, mieloma múltiple, linfoma, enfermedad de Lyme , VIH y gammapatía monoclonal. Las toxinas también pueden causar neuropatía periférica; los más destacados son acrilamida, el arsénico, el plomo, la difteria, organofosfatos y talio. Muchos agentes antineoplásicos resultan en daño a los nervios periféricos, incluyendo los taxanos, vincristina, cisplatino y otras drogas como la amiodarona, disulfiram, metronidazol, fenitoína y megadosis de piridoxina. Por último, PN es común en los trastornos vasculares inflamatorias que aparecen en la mitad de los casos de poliarteritis nodosa y enfermedades nerviosas periféricas hereditarias como la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth.

La clasificación de la neuropatía periférica se ha convertido en cada vez más compleja como la capacidad para discriminar nuevos subgrupos e identificar nuevas asociaciones con las toxinas y los trastornos sistémicos mejore. Nuestra comprensión de las bases fisiopatológicas de la PN clínica ha aumentado rápidamente, pero estos avances son principalmente descriptiva y se han hecho pocos progresos en la comprensión de los eventos patogénicos fundamentales que subyacen en las polineuropatías.

Mientras que el tratamiento de la neuropatía periférica ha mejorado con el uso de fármacos antiepilépticos y antidepresivos, sigue siendo frustrante. La mayoría de los medicamentos que se usan comúnmente tienen efectos secundarios anticolinérgicos o causar sedación. A lo sumo, sólo son parcialmente eficaces, ya que no tratan la causa subyacente de la neuropatía, pero sólo los síntomas.

Reconociendo las limitaciones de tratamiento farmacéutico, se informó anteriormente en la aplicación terapéutica de una combinación de cinco micronutrientes para la gestión de la neuropatía diabética 1:

  1. ácido alfa lipoico
  2. N-acetil-cisteína
  3. L-carnitina
  4. selenio
  5. vitamina C

Durante todo el curso de nuestras investigaciones se hizo evidente que los pacientes con neuropatía periférica de origen desconocido parecían beneficiarse de la utilización de estos agentes también. Esto llevó a una extensión de nuestros esfuerzos originales. Hemos llevado a cabo un estudio abierto de pacientes con neuropatía periférica de múltiples etiologías. Es concebible que los suplementos de beneficio empleados nervios, independientemente periféricos de la causa de la neuropatía, ya que aumentan la proporción intracelular de glutatión a partir de su reducido a forma oxidada.

Acerca de glutatión (GSH)

Las actividades de los cinco micronutrientes anteriores se cortan en glutatión. Gluta-tiona (GSH) es una molécula intracelular tripéptido tiol derivados de glicina, L-glutamina y L-cisteína. GSH es un elemento muy importante protector celular. Es un antioxidante y la enzima potente cofactor cuyo agotamiento por la ausencia de la dieta precursores resultado en la muerte celular. Se apaga directamente radicales reactivos hidroxilo libres, radicales libres de oxígeno, y biomoléculas. 2 GSH equilibrio es crucial para la homeostasis intracelular, estabilizando el espectro biomolecular celular, y facilitar el rendimiento celular y la supervivencia. Los individuos con deficiencias hereditarias de la GSH desarrollan anemia hemolítica, la degeneración espinocerebelosa y neuropatía periférica, junto con otras manifestaciones. Glutatión-S-transferasa (GST), a través de sus interrelaciones acciones con GSH, reduce las manifestaciones de la neuropatía en individuos con enfermedad de Charcot-Marie-Tooth. 3 genotipos GST afectan la expresión de la neuropatía periférica secundaria a la toxicidad taxanos. 4

Como un tripéptido, GSH no sobrevive a la digestión. Por lo tanto, el simple consumo de GSH no elevará los niveles en sangre. Los micronutrientes usados ​​en la población estudiada toda impacto ya sea la síntesis de GSH o Reconstituir GSH reducido a partir de su estado oxidado.

Alfa-lipoico-ácido (ALA) es un potente antioxidante que participan en las reacciones metabólicas en la mitocondria y un cofactor en la producción de energía. En modelos animales de neuropatía, se invierte la disminución en el flujo sanguíneo de los nervios. 7 ALA es vital para la reconstitución de GSH reducido después de que ha neutralizado los radicales libres.

L-carntine (ACV) es un compuesto similar a las vitaminas que sirve como un vehículo para el transporte de ácidos grasos de cadena larga a las mitocondrias para la beta-oxidación. Su agotamiento en ratas reduce significativamente GSH intracelular y aumenta la toxicidad forma la exposición a carboplatino. 8

La vitamina C es el más importante antioxidante soluble en agua. Adecuado de vitamina C aumenta los niveles de GSH en las células rojas de la sangre. Ascorbato intracelular conserva gluta-tiona y probablemente es un cofactor redox GSH. 9 Por el contrario, las enzimas GSH y GSH reconstituir la vitamina C después de que se ha neutralizado a un radical libre.

El selenio es un potente antioxidante que actúa sinérgicamente con la vitamina E. Es un componente importante de la enzima glutatión peroxidasa que funciona con glutatión para reducir los radicales libres.

Población de estudio

Cuarenta y tres pacientes con neuropatía periférica documentada fueron reclutados para el estudio de etiqueta abierta. Todos los participantes del estudio dieron su consentimiento informado firmado y siguieron un protocolo de intervención. Hubo 28 mujeres y 15 hombres cuya edad oscilaba entre 43 a la 91 y un promedio de 69. La duración de su neuropatía varió de 2 a 15 años. Los pacientes tenían toda la terapia no consiste en medi-cationes anticonvulsivos y antidepresivos. Había 26 diabéticos en el estudio y el resto no tenía etiología conocida y fueron etiquetados como neuropatía de origen desconocido. La mayoría de los pacientes tenían trastornos comórbidos como la hipertensión, la obesidad y la hiperlipidemia.

métodos

Los participantes fueron seguidos durante nueve meses y fueron evaluados utilizando la escala de valoración del dolor modificado Wong-Baker FACES incluir entumecimiento, dolor general y dolor ardiente para la prueba de correlación en respuesta. Las evaluaciones se realizaron a tres, cinco, siete y nueve meses. Los resultados se presentan como porcentaje de mejora en las tres medidas en cada período de calificación en la siguiente tabla.

  • 1. Gostine ML y el trinquete LE. Diabética Neuropatía Estudio. Pract Dolor Manag. Julio / agosto de 2007. 7 (6): 30-33.
  • 2. Kidd PM. El glutatión: protector sistémica contra oxidativo y el daño de los radicales libres. Altern Med Rev 1997 1: 155-176.
  • 3. Chung KW, Kim SM, Sunwoo EN, Cho SY, Hwang SJ, Kim J, Kang SH, Parque KD, Choi KG, Choi ES, y Choi BO. Una nueva mutación GDAP1 Q218E en la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth autosómica dominante. J Hum Genet. 2008. 53 (4): 360-364. Epub el 31 de Ene del 2008.
  • 4. Mir J, J Alexandre, Tran A, JP Durand, Pons G, Treluyer JM, y Goldwasser F. Relación entre el polimorfismo GSTP1 Ile105Val y neuropatía periférica inducida por docetaxel-: evidencia clínica de un papel del estrés oxidativo en la toxicidad del taxano. Ann Oncol. Abr 2009. 20 (4): 736-740. Epub 17 de Feb del 2009.
  • 5. Marenzi G, Assanelli E, Marana I, et al. N-acetilcisteína y la nefropatía inducida por contraste en la angioplastia primaria. NEJM. 2006. 354: 2773-2782.
  • 6. Chao PL, Ventilador SF, Chou YH, y Lin AM. N-acetilcisteína atenúa la lesión oxidativa arsenito inducida en dorsal explantes del ganglio de la raíz. Ann N Y Acad Sci. Diciembre 2007. 1122: 276-288.
  • 7. Ford I, Cotter MA, Cameron NE, y Greaves, M. Los efectos del tratamiento con ácido alfa-lipoico o aceite de onagra en hemostáticos de riesgo vascular y lípidos factores, el flujo de sangre, y la conducción nerviosa periférica en ratas diabéticas por estreptozotocina. Metabolismo. Agosto de 2001. 50 (8): 868-875.
  • 8. Arafa HM. Toxicología. Diciembre 2008. 254 (1-2): 51-60. Epub 21 de Sep del 2008.
  • 9. Meister A. El glutatión, ascorbato, y la protección celular. Cancer Res. 1994. 54: 1969S-1975S
  • 10. Martin HL y Teismann P. El glutatión—una revisión sobre su función e importancia en el Parkinson’enfermedad de s FASEB J. Epub 19 de Jun del 2009.
  • 11. Ortiz GG, Macícomo-Islas MA, et al. El estrés oxidativo se incrementa en el suero de pacientes mexicanos con esclerosis múltiple remitente-recidivante. Los marcadores de la enfermedad. 2009. 26 (1): 35-39.
  • 12 Kuhad A y Chopra K. Tocotrienol atenúa oxidativo–nitrosative estrés y la cascada inflamatoria en el modelo experimental de la neuropatía diabética. Neurofarmacología. 2009 SEPT 57 (4): 456-462. Epub 23 de Jun del 2009.
  • 13. Mir, J. Alexandre, A. Tran, et al. Relación entre el polimorfismo GSTP1 Ile105Val y neuropatía periférica inducida por docetaxel-: evidencia clínica de un papel del estrés oxidativo en la toxicidad del taxano. Ann Oncol. Abr 2009. 20 (4): 736-740. Epub 17 de Feb del 2009.

PUESTOS RELACIONADOS

También te podría gustar...